No se ha insertado ningún vídeo

Se investiga potencial para mejor fijacion del Nitrogeno

Se investiga gen potencial para la fijación del nitrógeno

 El gen PRAT3, presente en judía, soja y caupí, es el encargado de regular la síntesis de las purinas.

Fuente: Universidad de Cordova - 20/01/2017

Cada año, los seres vivos que habitan la Tierra logran fijar en el suelo 200 millones de toneladas de nitrógeno, elemento esencial para la vida en el planeta. Sin embargo, el proceso contrario, la liberación de nitrógeno a la atmósfera, se estima en 300 millones de toneladas. La cuenta sale, simplificando, en negativo para el suelo. Por eso, los agricultores llevan siglos buscando la manera de enriquecerlo con los fertilizantes que aporten el nitrógeno que les pueda faltar sus cultivos. 

A kilómetros del campo, en los laboratorios, se buscan a nivel molecular soluciones que ayuden a favorecer el proceso natural de fijación biológica y la reducción de la pérdida de nitrógeno. En esa búsqueda, el equipo de investigación BIO115 de la Universidad de Córdoba ha fijado su mirada en las leguminosas ureídicas, es decir, la judía común, la soja y el caupí (un tipo de frijol muy popular en América). Este tipo de leguminosas usan rutas mucho más complejas para la gestión del nitrógeno, no sólo que el resto plantas, sino que cualquier otro tipo de leguminosas, que, como ellas también son capaces de fijar y aprovechar el nitrógeno atmosférico para su desarrollo. 

Su secreto son unas extrañas verrugas en sus raíces; unos nódulos en los que metabolizan el nitrógeno de una forma que no lo hace ninguna otra especie del reino vegetal: produciendo grandes cantidades de compuestos orgánicos conocidos como purinas. Este proceso bioquímico que funciona a nivel basal en cualquier célula de casi todos los seres vivos, sólo se activa para producir cantidades elevadas de purinas en otros dos procedimientos biológicos: el crecimiento de los embriones y de las células tumorales.

La rareza ha despertado la curiosidad de la ciencia que intenta explicarse por qué la soja o las judías se han complicado la vida evolutivamente de esa manera, para acabar haciendo lo mismo que otras legumbres como el guisante, que incorporan el nitrógeno por una vía mucho más simple. La última aportación de la ciencia a la explicación de este proceso ha sido publicado por la revista Plan, Cell & Environment y escrito por los investigadores de la Universidad de Córdoba Inmaculada Coleto, Almudena Trenas Manuel Pineda y Josefa Alamillo. 

En ese trabajo, el equipo científico de la UCO describe cómo la expresión del gen PRAT3 en el nódulo de la judía común interviene y regula la síntesis de las purinas en los nódulos. “Hemos encontrado el gen, creemos que si aprendemos a controlarlo podremos conseguir que otras plantas imiten a la soja o a la judía común y ayuden a conseguir un uso más eficiente del nitrógeno. Pero es sólo nuestra hipótesis. Ahora toca ponerse a trabajar”, explica el director del grupo, Manuel Pineda.

Temperatura del suelo

14/9/2016

Internacional

 

 

agenciasinc.es

redaccion@ambientum.com

 

El agua, un recurso esencial en las plantas, puede ser un bien escaso en muchas ocasiones, por lo que muchos cultivos dependen del riego

Importancia del agua

El agua es un recurso esencial en las plantas. Absorbida por las raíces, traslada nutrientes y otras substancias por un sistema vascular central hasta ser evacuada por las hojas. Además, contribuye a convertir el dióxido de carbono en oxígeno en la fotosíntesis. Sin embargo, en zonas de clima mediterráneo, el agua puede ser un bien escaso, por lo que muchos cultivos tienen que recurrir al riego para cubrir sus necesidades hídricas.

Una investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) y del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS) ha permitido observar que la temperatura del suelo influye en la forma en la que la planta adquiere este recurso. En los meses más fríos, la capacidad de absorción de agua por las raíces se reduce produciendo síntomas de marchitez en la planta aun cuando existe en el suelo suficiente agua para satisfacer las demandas de la planta.

El trabajo forma parte de una tesis recientemente defendida en la UCO, en la que se desarrolló un modelo para olivos y almendros. En un modelo los árboles se transforman en fórmulas matemáticas. Esta recreación sirve para comprender cómo se comportará la planta si se varían las condiciones que las afectan, una de las más importantes, la adquisición de agua.

“Mediante esta estrategia podemos pronosticar el comportamiento de estos cultivos y ofrecer, por ejemplo, soluciones adaptadas a las necesidades de los productores para incrementar la eficiencia de sus explotaciones”, explica el investigador Omar García Tejera, autor de la tesis doctoral, dirigida por de Luca Testi, del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC), y Francisco Villalobos, del departamento de Agronomía de la UCO.

Los resultados del estudio, publicados en Tree Physiology, muestran que existe una reducción de la capacidad de absorción del sistema radical cuando éste es sometido a bajas temperaturas (menores a 15 ºC). En la misma publicación se observa que esta reducción no está asociada a cambios en la viscosidad del agua con la temperatura, sino que posiblemente tengan que ver con modificaciones de los tejidos que componen la raíz.

Los resultados derivados de este trabajo ponen de manifiesto la necesidad de indagar en los aspectos relacionados con la fisiología de los sistemas radicales si se quiere tener una visión global del comportamiento del árbol bajo distintas condiciones. El trabajo ha sido desarrollado en olivos y almendros.

Fuente: agenciasinc.es

Analisis de Suelos. Metodos I

METODOS SUELOS

PARA EL CONTENIDO DE CLORUROS

METODO EPA325.3 Approved for NPDES (Editorial Rev. 1978, 1982, Chloride (Titrimetric, Mercuric Nitrate)

Resumen del Metodo: * Luego de realizar una extracción de sales ionizables usando solución MECHLICH, se valora una muestra acidificada con nitrato de mercurio en presencia de indicador mixto azul diphenylcarbazone-bromofenol. El punto final de la titulación es la formación del complejo diphenylcarbazone azul-violeta de mercurio.

 Utilizar 50 mg de muestra o una parte alícuota de la muestra diluida con agua destilada 1:50, pero que la concentración de cloruro de no supere los 20 mg alícuota. Si la muestra o alícuota contiene más de 2,5 mg de cloruro, se usa el reactivo 0,025 N de nitrato de mercurio.

 

Cálculo: Ver formula arriba (al inicio del documento).

 

Donde: A = ml de titulación en la muestra

B = ml de solución de titulación en blanco

N = nitrato de mercurio usado

 

* La extracción debe realizarse previamente, pues este método esta originalmente aplicado a muestras de agua y aguas residuales.

 

PARA EL CONTENIDO DE SULFATOS

METODO: EPA 375.4 Approved for NPDES (Editorial Revision 1978, Sulfate - Turbidimetric)

 

Resumen del Método: Luego de realizar una extracción de sales ionizables en la muestra, usando solución MECHLICH, los iones de sulfato se convierte en una suspensión de sulfato de bario, bajo condiciones controladas. La turbidez resultante es determinada por un nefelómetro, fotómetro de filtro o espectrofotómetro (en nuestro caso se utilizo un el espectrofotómetro DR 4000 UV de HACH ® que nos da el contenido de sulfato directamente en mg/L)

 

En espectrofotómetros menos modernos se compara el resultado con una curva preparada a partir de las soluciones estándar de sulfato.

* La extracción debe realizarse previamente, pues este método esta originalmente aplicado a muestras de agua y aguas residuales.

 

 

PARA LA DETERMINACION DE MATERIA ORGANICA:

METODO: ASTM D 2974-87 (Standard Test Methods for Moisture, Ash, and Organic Matter of Peat and Other Organic Soils)

 Resumen del Método: Calcular el contenido de materia orgánica a partir del contenido de cenizas de la siguiente manera:

 

El contenido de ceniza, % = (C X 100) / B,

donde: C = ceniza en gramos, y

B = Espécimen de la prueba secado al horno en gramos.

 

Determinar la cantidad de materia orgánica por diferencia, de la siguiente manera: La materia orgánica,% = 100,0 - D, donde: D = contenido de cenizas en %.

 

 

PARA EL POTENCIAL DE IONES DE HIDROGENO (pH)

METODO: ASTM G 51 – 95; Reapproved 2005 (Standard Test Method for Measuring pH of Soil for Use in Corrosion Testing1)

Resumen del Método: Calibrar el pH-imetro usando soluciones estándares (conforme con experiencias y prácticas aceptadas,  se recomiendan  soluciones estándar de pH 4, 7 y 8. Para la prueba, la temperatura de estas soluciones no se deben diferencian entre sí por más de 5 ° C. Un termómetro de laboratorio se utiliza para la medición de las temperaturas.)

 

Se coloca la muestra en un recipiente de vidrio hermético y  limpio, o una bolsa de plástico para que el suelo no está en contacto con ningún metal, y hacer la medición con el pH_imetro. Si la medición de pH no se hace dentro de 24 horas desde el momento en que se toma la muestra de suelo, entonces se recomienda que la muestra de suelo se envase en una nevera con hielo para retardar cualquier cambio en el pH debido a reacciones químicas o biológicas. Realiza la medición del pH en el suelo a temperatura ambiente que se recibió.